El libro

Compartimos un aperitivo de los contenidos del libro DE LA RICA A LA MESA con algunos extractos de las secciones y una selección de imágenes para abrir el apetito a esta excepcional oda a la gastronomía y decoración.

La hora del té

El té es una de las comidas que más se presta a la tertulia. El té no tiene un fin ordenado, como el almuerzo o la cena en los que, una vez llegado el postre, ya está terminada la función. El té no tiene fin.

PALOMA PROPONE UN TÉ ALEGRE, LLENO DE LUZ Y DE FLORES, CON EL JARDÍN COLÁNDOSE DENTRO DE LA CASA.

 

Un té veraniego con limonada, scones de salmón, eclairs de limón y unos espectaculares merengues. Un té alegre y lleno de luz. Un té de ranúnculos, helechos y hortensias, el té de una gloriosa tarde soleada servido en tazas de delicada porcelana en las que todo té sabe mejor. Una charlota de pera, vainilla y frambuesa anudada con un lazo de grossgrain del color de los pétalos de las hortensias.

Almuerzo de señoras

Las amigas de siempre, las de la infancia, ni siquiera necesitan llamadas de teléfonos a intervalos regulares, ni envíos de bombones para quedar bien. Son amigas "bajo- mantenimiento" pero alto rendimiento, con las que puedes charlar tras diez años de ausencia como si os hubierais dejado la víspera. Son las que han crecido contigo y te conocen tan bien que hasta identifican los motivos de tus malos humores.

SE RECONOCE A LAS AMIGAS DE VERDAD PORQUE NUNCA FALLAN. SON COMO EL SAMUR, APARECEN DE LA NADA EN CUANTO LAS NECESITAS.

 

 

Para recibir a tus amigas en casa Paloma nos propone un menú muy "femenino", cuidadosamente pensado para las que se cuidan —que ahora somos todas— pero sin renunciar a comer bien. El menú consiste en un gazpacho con burrata y tomate rosa, un tataki de atún con arroz de sushi y un postre ligero consistente en sorbetes de melón y menta o frambuesa y piña.

Brunch de primavera

Considero francamente injusto el éxito mundial del brunch y el hecho de que la palabra se haya incorporado sin problema a todo tipo de idiomas foráneos cuando lo comparo con el devenir de la merienda-cena.

EL ESTILO DE UN BRUNCH ES TAN DESENFADADO COMO SU MENÚ.

 

 

Para la anfritriona la organización detrás de un buen brunch puede ser similar a la del desembarco de Normandía. Por eso es conveniente no complicarse, tener claro el menú, adelantar lo que se pueda la víspera y "subcontratar" lo no factible. Paloma propone un brunch con zumos de melón y sandía, que sirven para desintoxicar el organismo, una rica sopa de fresas con yogur, que apetece a cualquier hora, unos espárragos trigueros con huevo y jamón acompañados por una salsa mouselina como plato caliente, y una irresistible tarta de chocolate y frambuesas.

Cena de cumpleaños

En casa de Paloma tienen una habilidad especial para celebrar las cosas el día que no es. Pero hay tradiciones que se respetan: el día elegido para "hacer de día de cumpleaños" el homenajeado tiene derecho a elegir de menú lo que más le guste y esto se cumple a rajatabla, coronado siempre con una tarta de chocolate, condición sine qua non.

PORQUE EN CASA DE PALOMA LO IMPORTANTE NO ES LA FECHA,
LO IMPORTANTE ES CELEBRARLO JUNTOS.

 

 

El menú de cumpleaños contiene elementos ligeros, como los saquitos de pescado, o las crudités con varias salsas, para que la celebración de un cumpleaños no se convierta en una "huelga de hambre forzada" en la que quien se cuida no tiene nada que meterse a la boca.

Cena romántica

Con una madre que cocina como los ángeles y una pretendida a la que le pirraba la tarta de queso, el Dalton en cuestión creía tenerlo hecho. Madrid en verano, una mesita en una azotea solitaria, el sol poniéndose, las velas derritiendo su cera y la tarta de queso más espectacular del mundo esperando a ser consumida. ¿Hecho, no?

ÑOÑERÍAS LAS JUSTAS. CURSILADAS NI UNA.

 

Esto es lo que te proponemos hoy. Una mesa redonda en una esquina, en la terraza si la tienes, en un rincón del salón a oscuras en su defecto, un mantel de hilo, un vino bien frio y un candelabro encendido. De menú, un risotto de espárragos y habas, contundente y ligero a la vez, y un postre tan dulce como esperamos lo sea tu velada.

Al'iftar

El iftar es el nombre que se da a la comida nocturna con la que se rompe el ayuno en el mes de Ramadán que es para los musulmanes el mes más solemne del año.

EL AYUNO SE ROMPE AL CAER EL SOL, CUANDO NO SE DISTINGUE A SIMPLE VISTA SI UNA HEBRA DE HILO ES BLANCA O NEGRA.

 

 

El Iftar comienza con dulces, zumos de fruta y harira, luego se sirven pastelas, couscous y tajine y por último frutas y dulces tradicionales con el siempre presente té a la menta.

Día de picnic

Los estudiosos no se ponen de acuerdo en el origen de la palabra. El diccionario de la Real Academia de la Lengua lo define como "excursión que se hace para comer o merendar sentados en el campo". Los franceses se disputan con los ingleses su génesis.

EN UN PÍCNIC COMO LOS DE PALOMA, NO HAY QUE RENUNCIAR A LA COMODIDAD NI A LA BUENA COMIDA.

 

 

La nevera Coleman llena de hielo con las bebidas bien frías, cantidades ingentes de pan recién hecho, porque con el pan se acompaña todo: queso, jamón, chorizo, lo que se te ocurra. Y en el menú paté de sardinas, tarta de puerro e irati, roast beef con rúcula y parmesano, y de postre un exquisito tiramisú de moras.

Cine de verano

Hay algo en el cine de exterior que atrae especialmente. No sé bien lo que es. Supongo que una sensación de libertad, como contraposición al enlatamiento habitual en salas de cine cada vez más pequeñas y con techos más bajos.

ANHELOS NO RESUELTOS. Y EL MÁS GRANDE DE TODOS: EL CHEVROLET DESCAPOTABLE EN EL CINE DE VERANO.

 

 

Se trata una vez más de compartir. Compartir las patatas con hierbas y ajetes que Paloma coloca en cestitos, la tapenade con tomate y anchoas tan evocadoramente veraniega, compartir una banda sonora que suena mejor en la oscuridad de la noche, compartir unas imágenes bellas, una historia bien contada y una buena compañía.

Food truck

Lo del "Food Truck" o furgoneta de comida no es ninguna novedad. Solo es meter comida en un camión, un carro o hasta una bici con remolque. Se lleva haciendo toda la vida.

EL EQUIPO DE LOS "ZAMPABOLLOS CALLEJEROS" LO LIDERABA PALOMA, FAN DE LAS CREPES CALLEJERAS EN FRANCIA, LOS GOFRES DE FURGONETA EN BÉLGICA, Y LOS ZUMOS DE BICICLETA AMBULANTE DEL CARIBE.

 

 

En la propuesta de Paloma, el camión incluye dos mesas con sus sillas, todo ello plegable y un menú para el que basta una plancha a gas como la de su pequeño calesino. No podían faltar los perritos —aunque "tuneados" por Paloma— tacos de cerdo y unas tostas, todo ello calentito y delicioso como nuestro improvisado restaurante callejero.

Cena en la playa

La playa de Paloma es una playa del norte, de esas a las que se va con jersey y palas. Es la playa de su infancia con el barquillero vendiendo barquillos de media luna que se comen aderezados con arena. La playa eterna que se queda en nada al subir la marea. La playa de los toldos a rayas y de los paseos interminables.

LO MEJOR ES QUE DEJÉIS DE LEER. LA PLAYA DE ESTE CAPÍTULO NO ES, ME TEMO, UNA PLAYA DE ESAS.

 

 

Se come en la playa, se merienda en la playa y si resulta que sólo "escampó" a las seis de la tarde incluso se puede hacer merienda-cena en la playa. Eso es lo que os proponemos. Es sin duda el mejor momento del día. La playa se vacía, las tribus vuelven a sus refugios y la calma y la luz anaranjada del comienzo del atardecer se apoderan de la playa.

Buffet salado

Ha llegado un el momento de lo que muchos llaman "el buffet" y en casa de Paloma sus hijos llamaban de niños “comer esparcidos”.

ESTO CON UN BUEN APERITIVO Y LUEGO UN POSTRE SIRVEN PARA CELEBRAR BAUTIZOS, PRIMERAS COMUNIONES, NAVIDAD O, COMO SUCEDE EN CASA DE PALOMA, SOLO LA INMENSA SUERTE DE ESTAR TODOS JUNTOS.

 

 

No es exactamente lo mismo, porque no hay una variedad de platos como en el buffet de un hotel, donde se mezcla la ensaladilla rusa con el inevitable Stroganoff, sino que se pone en la mesa, de la forma más bonita que uno pueda, una buena pieza central alrededor de la cual se colocan fuentes de acompañamientos o “cantables” cuyos distintos colores y formas hacen mucho para que la mesa quede preciosa.

Buffet dulce

Imagino a Paloma, cual Sherezade moderna, mirando a través del estrecho a su patria vecina, y elaborando no mil y una historias sino mil y un postres distintos.

EL BUFFET DULCE DE PALOMA, ELABORADO EN SU ETAPA DE TÁNGER, EN REALIDAD TIENE DE MARROQUÍ SÓLO EL SITIO.

 

 

En el extraño harén Tangerino de los de la Rica donde lo que prolifera son los hombres, el "sultán" de Paloma está encantado con su "sultana", y ella atrae hacia sí a hijos, nietos y amigos de paso gracias a sus mil y un postres diferentes. Esa tatin que se funde en la boca un día, un biscuit glacé con salsa de caramelo salado al siguiente, cuando crees que toca bavarois de frambuesa, te sirven una capuchina y entonces hay que volver a por la tarta de chocolate y caramelo....

Cena de Navidad

La Navidad es para Paloma un momento mágico y feliz. Todos juntos, todos en casa. Saca su mejor mantel, su mejor vajilla. Navidades en las que no hay vajilla, o el mantel se ha perdido o los regalos encargados para diciembre, llegan en febrero. No importa. Lo importante no es eso. La navidad no necesita de nieve, ni abetos, ni vajillas ni rojos y verdes inundando la casa, por eso proponemos una Navidad distinta.

PALOMA SE PONE EN "MODO NAVIDAD" CON LA APERTURA DE LA PRIMERA "VENTANA" DEL CALENDARIO DE ADVIENTO.

 

Una mesa de Navidad sin mantel, pero con una espectacular vajilla de porcelana alemana del siglo XVIII, unas servilletas de hilo grandes como sábanas, una cristalería de caerse de espaldas y una cubertería reluciente. Lo mejor de lo mejor para la nochebuena. Una bisque calentita, un capón en su punto, una tarta de chocolate y avellanas y la luz temblorosa de multitud de velas derritiéndose sobre unos magníficos candelabros.

x